Noticias y Novedades en SOPNIA

“Es un nuevo paso que nos hace ser más libres”, dijo la mandataria.

Presidenta Bachelet promulga ley de "Píldora del día después"

31 de Enero de 2010
La ley 20.418, de información, orientación y prestaciones en materia de regulación de la fertilidad –que incluye el acceso a la anticoncepción de emergencia-, entró en vigencia el 18 de enero de 2010. En este artículo, comentan el tema expertos del MINSAL, SOGIA y SOPNIA.
Fotografía: David Garrido.

El cuerpo legislativo fue suscrito, además, por  el secretario general de la Presidencia, José Antonio Viera Gallo; del ministro de Salud, doctor Álvaro Erazo; la ministra de Educación, Mónica Jiménez, y la directora del Servicio Nacional de la Mujer, Carmen Andrade.
Durante este acto –en el que la Sociedad de Psiquiatría y Neurología de la Infancia y la Adolescencia, SOPNIA, estuvo representada por su socia, la doctora Patricia González-, la Presidenta Bachelet se manifestó orgullosa de la promulgación de esta ley, “que se orienta en dos dimensiones: la libertad y la equidad, las cuales juntas forman el círculo virtuoso que orienta nuestras decisiones”. Añadió que ésta es una iniciativa por la cual trabajó desde los inicios de su gobierno, para la cual hubo resistencias, “y es por eso que celebramos que haya sido aprobada, porque es buena para Chile y buena para todas las mujeres”.
“Esta ley”, agregó, “no obliga a nadie a hacer algo que vaya contra sus principios éticos o morales,  no impone autoritariamente un criterio sobre lo que se tiene que hacer. Lo que hace, por el contrario, es darle libertad a las mujeres, dándoles la posibilidad de elegir por si y para si, y como autoridad, creo que esto es un gran avance para nuestro país”.
Ahondando en los términos que establece este cuerpo legal, señaló que “es deber del Estado garantizar que existan todas las alternativas, basándose en que primen las buenas condiciones sanitarias para todos”. Por ello, esta ley indica que toda persona tiene derecho a recibir educación, información y orientación en materia de regulación de la fertilidad en forma clara, comprensible, completa y, si el caso lo amerita, confidencial. “Y esto debe hacerse desde el colegio. Además, la ley declara que toda persona tiene derecho a elegir libremente, de acuerdo a sus creencias o formación, qué métodos de regulación de la fertilidad femenina y masculina usará”, indicó.
En el texto legal se declara también el derecho de la confidencialidad y privacidad sobre las opciones y conductas sexuales, así como sobre los métodos y terapias usados para la planificación de la vida sexual. Y en aquellos casos en que el método anticonceptivo de emergencia sea solicitado por una persona menor de 14 años, el funcionario o facultativo deberá entregar dicho medicamento, informando posteriormente al padre o madre de la interesada, o al adulto responsable que ésta señale.
Con esto, finalizó, “estamos corrigiendo una tremenda injusticia y consagrando los derecho de la población en este ámbito. Las mujeres chilenas hemos dado un nuevo paso que nos hace ser más libres”.


Recuadros

“Se garantizan contenidos mínimos”
Según explica la doctora Paz Robledo, encargada nacional del Programa de los y las Adolescentes y Jóvenes del Ministerio de Salud, “el cómo se va a realizar la aplicación y seguimiento de esta ley es materia de un reglamento, el cual está actualmente en proceso de definición por una mesa de trabajo intersectorial, integrada por representantes del Misterio de Educación, el Servicio Nacional de la Mujer y el Ministerio de Salud”.
Lo central de este trabajo, añade, “es poder garantizar  los contenidos mínimos a impartir, y la forma de fiscalizar este cumplimiento, así como establecer las formas concretas  de acompañamiento necesario y establecido en esta ley para las adolescentes, garantizando su derecho a la confidencialidad, y evitando que estas formas se erijan como barreras de acceso a la anticoncepción de emergencia o cualquier otro mecanismo de regulación de la fertilidad que las usuarias prefieran”.
En materia de educación sexual, añade, “lo central será que los contenidos se generen con participación de la comunidad de cada colegio, sus profesores y apoderados, de manera que corresponda a su proyecto educacional, pero donde los establecimientos no tengan las herramientas para hacer educación sexual, los ministerios de Salud y Educación pondrán equipos para desarrollar estos planes”.

El éxito tras años de apoyo
Orgullosa de la labor que le cupo en la génesis de la ley 20.418 está la Sociedad Chilena de Obstetricia y Ginecología de la Infancia y Adolescencia, SOGIA, puesto que estuvieron apoyando su aprobación desde lo que fueron las Normas de Regulación de la Fertilidad; luego durante la polémica con el Tribunal Constitucional referida a la distribución de la “píldora del día después”; como expertos en la materia, haciendo presentaciones ante las comisiones de salud del Senado y la Cámara de Diputados y, finalmente, como organismo técnico, revisando las indicaciones hechas a la ley.
Así lo explica la doctora Pamela Oyarzún, presidenta de SOGIA, señalando que lo más relevante de este cuerpo legal, además de facilitar el acceso a la salud sexual y reproductiva, es garantizar la educación sexual y la confidencialidad en la atención a los adolescentes.
Pero, agrega, “esta ley es la base sobre la cual ahora hay que trabajar para su implementación y seguimiento”, pues requerirá no sólo de recursos económicos, sino también de capacitación del equipo de salud que atiende en los diversos niveles asistenciales, así como de infraestructura adecuada, “para lo cual esperamos que nos convoquen a colaborar como apoyo técnico en esta etapa”, finaliza.   

Nuestra mirada
La doctora Maritza Carvajal, presidenta de SOPNIA, aclara que “lo más importante de esta ley es la posibilidad de prevención del embarazo adolescente mediante educación sexual. El desconocimiento del joven de su propia sexualidad, de sus ciclos biológicos, de los periodos fértiles y de la conductas sexuales de riesgo; así como la promiscuidad sexual y la concepción bajo los efectos del alcohol y drogas, implican una mirada más amplia que no es la discusión vana de si la píldora del día después es abortiva o no.
Por otra parte, aclaró, esta ley no obliga a actuar en contra de los principios éticos propios ni impone criterios restrictivos; “proclama un principio clave de “libertad educada” y permite a toda persona, hombre o mujer, elegir de manera autónoma respecto a sus propias opciones”.
Así, añade que “el derecho a la confidencialidad y privacidad respecto a opciones y conductas sexuales, así como los métodos y terapias usados para la planificación de la vida sexual, nos ha motivado como SOPNIA desde hace muchos años, y muchas veces forma parte de los conflictos a solucionar en las terapias; sin embargo, tenemos temas pendientes... Debemos reflexionar sobre la sexualidad en los pacientes discapacitados físicos y mentales; el uso de métodos anticonceptivos  habituales usados por adolescentes sin el consentimiento de sus padres, entre otras materias vinculadas a esta ley”. 
La opinión completa de la presidenta de SOPNIA, doctora Maritza Carvajal, pinchando acá   Ver noticias anteriores

 

SECCIONES

Noticias y Novedades en SOPNIA


Sociedad de Psiquiatría y Neurología de la Infancia y Adolescencia / Esmeralda 678, 2º piso interior. Santiago Centro. / Fono-fax: 6320884 / [email protected] Horario de atención: de lunes a viernes de 8:30 a 13:30 hrs.