Entrevistas

Entrevista al Doctor Mario Sepúlveda

22 de Abril 2009

Doctor Mario Sepúlveda:
Una huella imborrable en la neuropsiquiatría infantil

Considerado uno de los maestros de la psiquiatría chilena, a sus 85 años el doctor Mario Sepúlveda está plenamente vigente. En una permanente labor académica, su relación con los jóvenes ha sido una fuente de vitalidad y perfeccionamiento en sus más de 60 años de ejercicio médico.

Aunque renunció hace un par de meses a su trabajo en el hospital Félix Bulnes, gran parte de la semana el doctor Mario Sepúlveda llega puntualmente hasta ese recinto. Dice que tiene un compromiso con las nuevas generaciones de médicos que se están formando en ese hospital y eso lo motiva a seguir entregando los conocimientos que ha adquirido en sus más de 60 años de ejercicio de la medicina.

El doctor Sepúlveda tiene 85 años y una jovialidad envidiable. Mucho de eso se debe –dice él- a esa permanente relación con los jóvenes y a la responsabilidad ética de formar a los futuros médicos, que le ha exigido no sólo la lucidez necesaria para traspasarles su vasta experiencia, sino además el perfeccionamiento constante y la capacidad de aprender también de los alumnos.

Y es que, para este médico Maestro de la Psiquiatría Chilena, distinción otorgada por la SONEPSYN, la universidad es sólo el primer paso y la actitud de estudio no termina con ella. Esta premisa ha sido clave durante toda su carrera, que se inició en 1948, cuando egresó de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile y se radicó en el sur del país durante sus primeros cinco años de ejercicio, para retornar a Santiago a trabajar en el Servicio de Pediatría del Hospital San Juan de Dios.

Motivado por el interés de conocer las enfermedades que tenían su origen en los trastornos del cerebro, comenzó a especializarse en neurología, lo que lo llevó a crear la Unidad de Neuropsiquiatría de ese hospital, que más tarde derivaría en el actual Servicio de Neuropsiquiatría Infantil. Desde ahí se enfocó en el estudio del desarrollo neurológico en los niños de diferentes edades.

Sin embargo, la observación de los trastornos mentales en los niños, producidos a raíz de enfermedades cerebrales, hizo que el joven médico empezara a ver en la siquiatría un área de gran interés y potencial. Para entonces, esta especialidad no tenía un gran desarrollo en el país, por lo que no existían departamentos dedicados a su estudio, sino que se impartía sólo a través de cátedras. Ahí fue cuando comenzó su labor académica, como profesor auxiliar de uno de estos cursos.

“Después de siete años de labor compartida entre la psiquiatría y la neurología, decidí dedicarme completamente a la psiquiatría”, cuenta hoy el doctor Sepúlveda. Postuló a una beca en Alemania para especializarse, y en 1962 partió a estudiar a Hamburgo y Marburg, donde profundizó sus conocimientos y ganó experiencia. Al volver a Chile continuó desarrollando la Unidad de Neuropsiquiatría del Hospital San Juan de Dios, hasta que en 1969 fue nombrado Jefe de Psiquiatría del Hospital Roberto del Río, cargo que mantuvo hasta 1973.

Sus ansias de hacer crecer a la especialidad lo llevaron entonces hasta el Hospital José Joaquín Aguirre, donde creó una unidad de estudios de desarrollo mental infantil. En ese hospital desarrolló una larga carrera, que se extendió hasta 1988 y que combinó con su labor académica en la Universidad de Chile, donde fue nombrado como profesor titular en 1984, compartiendo e inspirando a decenas de futuros médicos psiquiatras.

“Nosotros nos preocupamos del destino de las personas. Nuestra obligación es procurar que el niño tenga un buen destino personal y como parte de un grupo”, comenta el doctor para explicar la motivación que impulsa el desarrollo de su labor.

En 1990 llegó hasta el Hospital Félix Bulnes, para formar el Servicio de Psiquiatría de ese centro de salud, el que contaría con dos unidades: una infanto-juvenil y una para adultos. La creación oficial de éste se produjo en 1993, estableciéndose en él además la enseñanza de pre y postgrado de Psiquiatría de la Universidad de Chile del área occidente. “Desde entonces y hasta 2008 se han formado en el hospital 50 especialistas, los que se han distribuido a lo largo de todo Chile”, cuenta el doctor Sepúlveda.

Socio fundador

Mientras todo eso ocurría, en la década del ’60, el doctor Sepúlveda, junto a 2 colegas, formó la Agrupación Hospitalaria de Neurosiquiatría Infantil, que posteriormente daría origen a la Sociedad de Psiquiatría y Neurología de la Infancia y Adolescencia (SOPNIA). Así, este médico, casado y padre de cuatro hijos, es uno de los socios fundadores de la Sociedad, desde donde ha entregado a las nuevas generaciones numerosos aportes y su valiosa experiencia.

“No veo diferencias claras entre los niños de las décadas del ’60 y ’70 y los niños actuales”, comenta el doctor Sepúlveda. “Sin embargo, la sociedad actual tiene una visión diferente de los niños, éstos deben ser personas que deben rendir y cuyo norte debe ser la universidad. También se ve que la actitud pedagógica ha cambiado, hay menor tolerancia y se ve a los niños como sujetos que deben tener un rendimiento excelente”.

El facultativo explica que estas exigencias que la sociedad actual les impone, además de la sobreestimulación proveniente de la televisión, el computador y los videojuegos, por ejemplo, “ha llevado a que haya una exageración grande en cuanto al diagnóstico del déficit atencional. Los niños están deprimidos, angustiados, pero no necesariamente tienen déficit atencional. Los colegios muchas veces no aguantan el carácter lúdico de los niños y quieren que los especialistas los mediquen para que se tranquilicen”.

El doctor concluye con un mensaje para los socios de SOPNIA: “Se requiere más investigación, llevar los estudios y toda la información disponible externamente a nuestra realidad. La investigación debe ser amplia, para determinar cómo es el hombre en su período de desarrollo, lo que sin duda nos llevaría a hacer un diagnóstico más claro y un tratamiento más adecuado. Así, vamos a lograr que el destino de nuestros pacientes sea cada vez mejor”.

  Ver noticias anteriores

 

SECCIONES

Entrevistas


Sociedad de Psiquiatría y Neurología de la Infancia y Adolescencia / Esmeralda 678, 2º piso interior. Santiago Centro. / Fono-fax: 6320884 / [email protected] Horario de atención: de lunes a viernes de 8:30 a 13:30 hrs.