Diario Digital

El ciudadano boliviano Alejandro Shayman fue sentenciado además a pagar $330 millones a la madre de la menor víctima.

Veinte años de cárcel a padre por maltrato a bebé que murió en 2002

Miércoles 14 de junio de 2006 CAROLINA VALENZUELA

Una pena de veinte años de cárcel en su contra recibió ayer el ciudadano boliviano Alejandro Shayman Klein, por su responsabilidad en las lesiones gravísimas que durante 1996 infirió a su hija lactante, Tamara Shayman Kychenthal, maltratos que acabaron con la vida de la menor seis años después.

Tras varios meses de redacción, la jueza (s) del 12º Juzgado del Crimen de Santiago, María Paz Rodríguez, notificó ayer del fallo al único imputado por uno de los casos más graves del maltrato infantil que ha conocido la opinión pública en los últimos años.

Habla jueza

En la extensa resolución, la magistrada recalificó el ilícito que se imputaba a Shayman desde parricidio frustrado a autor de lesiones gravísimas con resultado de muerte.

"Para considerar un parricidio frustrado hay que estar en la situación de que una persona ha puesto todo de su parte para lograr la consumación del hecho, y no lo ha logrado. En el caso investigado, eso resulta difícil de plantear, puesto que una persona que efectivamente quiere matar a una lactante de cuatro meses de edad lo hace sin mayores complicaciones. Esa intención no se ha podido probar en el proceso", explicó a El Mercurio la jueza Rodríguez.

"Lo único claro y manifiesto es que la intención del agresor era lesionar y causarle daño a su hija de cuatro meses de edad", agregó la magistrada.

Las diversas lesiones óseas, internas y dermatológicas que presentó la menor entre el 12 de enero de 1995, fecha en que nació, y el 28 de marzo de 1996, obligaron a su constante paso por recintos asistenciales.

Pero ese último día algo cambió. Según relata la resolución a la que tuvo acceso El Mercurio, la menor ingresó a la urgencia de una clínica privada en paro cardiorrespiratorio, con un hematoma intracraneano, hemorragias, fractura de cráneo, fracturas costales antiguas, periostitis cálcica de ambas tibias sugerente de intento de fracturar ambas piernas, entre otras lesiones, que según el dictamen fueron producidas en diversa data y con objetos contundentes, y que dejaron como secuela un daño cerebral permanente y definitivo.

Shayman, quien se encuentra libre luego de haber pasado casi dos años detenido, nunca confesó haber maltratado a la menor. En sus declaraciones, dijo que algunas lesiones se debían a su inexperiencia como padre, puesto que no sabía cómo tratar a la pequeña Tamara.

La niña murió de bronconeumonía el 11 de abril de 2002, tras permanecer seis años y siete meses en estado neurovegetativo.

Condena civil

La jueza Rodríguez condenó al demandado a pagar a la madre de la menor, Marianne Kychenthal, una indemnización de $130 millones por concepto de daño emergente; y $200 millones por daño moral.

La mujer se querelló contra su esposo, luego de la denuncia que interpuso la clínica que atendió a la menor. En la justicia aún está vigente una investigación por negligencia en contra de quienes atendieron a la lactante sin percatarse de lo que le ocurría.   Ver noticias anteriores

 

SECCIONES

Diario Digital


Sociedad de Psiquiatría y Neurología de la Infancia y Adolescencia / Esmeralda 678, 2º piso interior. Santiago Centro. / Fono-fax: 6320884 / [email protected] Horario de atención: de lunes a viernes de 8:30 a 13:30 hrs.