Diario Digital

Investigación revela cuántos papás y mamás adolescentes hay en los colegios de Chile

Sábado 6 de mayo de 2006



Carmen Rodríguez F.

0

Paulina Vásquez y Luis Miranda tuvieron a Benjamín siendo estudiantes: "Ha sido muy difícil, pero creemos en un futuro para los tres".
Foto:CARLA DANNEMANN



En el país hay 21.067 escolares que han tenido hijos. La investigación la encargó el Mineduc para identificar qué comunas son prioritarias para reforzar la educación sexual.




CARMEN RODRÍGUEZ F.

La realidad de los adolescentes que tienen hijos y que continúan sus estudios, por primera vez tiene cifras que incluyen a los varones. En Chile hay 16.539 escolares mujeres, de entre 11 y 19 años, que son madres, y 4.528 estudiantes hombres, de entre 13 y 19 años, que son padres.

Los datos son del "Estudio de la situación de maternidad y paternidad en el sistema educativo chileno" que realizó un equipo de Flacso, a cargo del sociólogo José Olavarría, por encargo del Ministerio de Educación (Mineduc). La idea de la investigación es contar con información de base para focalizar mejor las nuevas políticas de educación sexual -capacitación de profesores, intervención comunitaria en redes- que involucrará a 51 comunas prioritarias a partir de este año.

Según explicó Carlos Concha, director de la División de Educación General del Mineduc, se espera seguir evaluando este punto con más estudios en los próximos años, para ver si se logran modificar estas cifras.

La investigación se hizo tomando los datos de todos los colegios de Chile. Se pesquisó a todos los alumnos menores de 20 años, matriculados en marzo de 2005 y que tenían hijos, y se profundizó en su realidad escolar.

Más apoyo

Entre los datos llamativos, afirma Carlos Concha, está el que los colegios están mucho más abiertos que hasta hace pocos años a recibir a adolescentes que quedan esperando o que tienen un hijo. "En la investigación no apareció como un problema el encontrar un establecimiento para seguir estudiando. Las jóvenes que decidían continuar, encontraban dónde hacerlo".

Hasta esta investigación, las únicas cifras que existían para dimensionar esta realidad eran las de "embarazadas en el sistema escolar", que se registraron a mediados de los años 90 y que indicaban a 6 mil alumnas cada año, cifra que contrastaba con la de embarazadas adolescentes no necesariamente escolares: 40 mil al año.

Los padres adolescentes nunca habían sido detectados. Y su diferencia en números con el de las madres escolares (por tres mujeres hay un hombre) tiene que ver con que la tasa de fecundidad femenina a esa edad es mucho mayor que la masculina (ver infografía).

"Eso no es raro porque en la adolescencia, la frecuencia de las relaciones sexuales de las mujeres que se inician son mucho más intensas que las de los hombres. Ellas suelen partir con relaciones de afecto, de pololeo. De ahí, la mayor frecuencia y mayor tasa de fecundidad", explica el sociólogo José Olavarría.

Otro dato llamativo es que los escolares padres y madres tienen un rendimiento similar al de sus compañeros. "No están teniendo una educación deteriorada en relación al resto. Claramente están recibiendo apoyo de sus familias para poder continuar en este doble rol", agrega.

Si bien se observa un mayor apoyo de parte del mundo adulto, "la tarea que tienen estos jóvenes es muy difícil, y sin ayuda, claramente no podrían seguir estudiando", enfatiza la subdirectora del Centro de Salud del Adolescente Ser Joven, María Isabel González.

A este centro, ubicado en Lo Barnechea, acudió Paulina Vásquez (18) cuando, en tercero medio, supo que estaba embarazada de su pololo, que cursaba cuarto medio. En Ser Joven le dieron orientación para contarle a sus papás, pero en su colegio no dijo nada por temor a que no la dejaran seguir yendo a clases. A los tres meses, no aguantó más y se lo confesó a su profesora jefe. "Lloramos juntas, ella me ofreció todo el apoyo y me rogó que no dejara mis estudios".

En marzo del año siguiente nació Benjamín, por lo que Paulina no entró inmediatamente a clases. Lo hizo en mayo. Y ahí vino, lo más difícil para ella: "Estaba toda la mañana pensando en mi niño: ¿tendrá hambre?, ¿estará llorando?", recuerda hoy, entre lágrimas. Se lo cuidaba su mamá y el colegio le daba horarios para ir a amamantar, pero de todos modos fue duro. "Me costaba concentrarme en clases y después tenía que llegar a atender a mi hijo y no tenía tiempo para estudiar".

María Isabel González cuenta que Ser Joven trabaja en red con los colegios. En el caso de Paulina, enviaron un informe al establecimiento, pidiendo que se la evaluara en forma diferenciada, pues claramente estaba haciendo un esfuerzo mucho mayor al de sus compañeras. Paulina logró terminar cuarto medio y hoy estudia para técnico-jurídico en DuocUC: "Con mi pololo estamos haciendo un gran esfuerzo, pero lo hacemos pensando en un futuro mejor para los tres. Ya no nos pensamos individualmente".

El factor pobreza

Según el estudio de Flacso, las comunas que tienen un mayor número de padres y madres adolescentes en sus escuelas son las más populosas del país. En el Área Metropolitana, corresponden a las del sector sur y que tienen más población en situación de pobreza. Las comunas del sector oriente de la capital no están dentro de las con mayor cantidad de escolares con hijos. Uno de los factores que podría explicar esto es que las comunas más pudientes tienen más colegios particulares que se han preocupado de desarrollar programas especiales de educación sexual, afirma Débora Solís, quien está a cargo de la Secretaría Técnica de Educación en Sexualidad y Afectividad del Mineduc.

SECTOR ORIENTE

EN LA COMUNA de Providencia hay 85 escolares padres y madres, y en Vitacura, son 22.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  Ver noticias anteriores

 

SECCIONES

Diario Digital


Sociedad de Psiquiatría y Neurología de la Infancia y Adolescencia / Esmeralda 678, 2º piso interior. Santiago Centro. / Fono-fax: 6320884 / [email protected] Horario de atención: de lunes a viernes de 8:30 a 13:30 hrs.